Followers

sábado, 24 de octubre de 2009

....



Es mi tercer año de universidad, 1978, cuando la música disco y las películas de Rocky causan furor en nuestra cultura. Estamos en una asignatura de sociología poco corriente en la Universidad de Brandeis; se trata de lo que Morrie llama «Procesos de Grupo». Cada semana estudiamos los modos en que los estudiantes del grupo se relacionan entre sí, cómo reaccionan ante la ira, los celos, la atención. Somos ratones de laboratorio humanos. Con mucha frecuencia alguien acaba llorando. Yo lo llamo «la asignatura de los sensibleros». Morrie dice que debo tener más amplitud de miras.

Este día, Morrie dice que tiene preparado un ejercicio para que lo ensayemos. Debemos ponernos en pie, dando la espalda a nuestros compañeros, y dejarnos caer de espaldas confiados en que otro estudiante nos cogerá. La mayoría nos sentimos incómodos al hacerlo y no somos capaces de dejarnos caer más que unos centímetros antes de incorporarnos de nuevo. Nos reímos, avergonzados.
Por último, una estudiante, una muchacha delgada, callada, de pelo negro, que he observado que lleva casi siempre gruesos jerséis blancos de pescador, cruza los brazos sobre el pecho, cierra los ojos, se deja caer hacia atrás y no titubea, como en ese anuncio del té Lipton en que la modelo se deja caer en la piscina.
Tengo durante un momento la seguridad de que se va a caer al suelo. En el último instante, el compañero que se le ha asignado la agarra por la cabeza y por los hombros y la levanta torpemente.
-¡Bien!-gritan algunos estudiantes. Otros aplauden.

Morrie sonríe por fin.

-Ya lo ves-dice a la chica-: has cerrado los ojos. En eso estribó la diferencia. A peces no eres capaz de creerte lo que ves, tienes que creer lo que sientes. Y si quieres que los demás lleguen a confiar en ti, también tú debes sentir que puedes confiar en ellos, aunque estés a oscuras. Aunque te estés cayendo

4 comentarios:

emilio dijo...

Yo pensé que se caía.. jajja...

Tu amigo o compañero Morrie muy pespicaz e inteligente tiene que ser si y tu escribiendo increible...

Bueno, un abrazo, y buenas noches blancas tengas.

galicia maravillas dijo...

yo le veo un fallo a esto, como estudiante de sociología... a veces, si sabes que estás dentro de un experimento las reacciones no son las mismas, hay una distorsión y al evaluar los resultados eso hay que tenerlo en cuenta :)
una historia interesante!!! un biquiño y feliz fin de semana!! :)))

Francisco J. Gil dijo...

Yo lo veo como un sistema para ganar seguridad en uno mísmo. Y confianza en el grupo. Es decir si tu perteneces a un grupo ya sea de trabajo, de estudio, un equípo de cualquier tipo de deporte... El confiar en el que tienes a tu lado genera confianza en tí mísma/o también. Un Jefe no puede ser un buen Jefe si no confía en sus empleados. Por eso un Buen Leader delega sin problemas en sus subordinados. Confía en ellos. Sabe que no le dejarán caer al suelo. Apliquemos esto a cualquier situación en la vida y tendremos un buen grupo, un buen equipo, una família bien avenida que superará cualquier circunstancia adversa que se presente en la vida.
Resumiendo confía en tí para poder confiar en los demás.
Es una visión subjetiva mía.
saludos
hs

PD.Ya me dirás si estoy equivocado
jajaja!!!

noeelia dijo...

Tienes toda la razón Francisco eso era justo lo que queria hacer llegar a la gente!
Gracias por comprenderme :)