Followers

miércoles, 23 de septiembre de 2009

Jacob

La asesina miro por encima del hombro de Rosalie y clavo en mí la vista. No había conocido a ningún recién nacido concentrar la mirada de esa forma.

Tenía unos ojos castaños, del color del chocolate con leche. Eran iguales a los de Bella.

De pronto, se calmaron los temblores que sacudían mi cuerpo. Me inundo una nueva oleada de calor, más intenso que el de antes, pero era una nueva clase de fuego, uno que no quemaba.


Un destello.


Todo se vino al traste en mi interior cuando contemple fijamente al bebe semihumano y semivampiro con rostro de porcelana. Vi cortadas de un único y veloz tajo todas las cuerdas que me ataban a mi existencia, y con la misma facilidad que si fueran los cordeles de un manojo de globos. Todo lo que me había hecho ser como era- mi amor por la chica muerta escaleras arriba, mi amor por mi padre, mi lealtad hacia mi nueva manada, el amor hacia mis hermanos, el odio hacia mis enemigos, mi casa, mi vida, mi cuerpo, desconectado en ese instante de mi mismo- clac, clac, clac…se corto y salio volando hacia el espacio.

Pero yo no flotaba a la deriva. Un nuevo cordel me ataba a mi posición.

Y no uno solo, sino un millón, y n eran cordeles, sino cables de acero. Si, un millón de cables de acero me fijaban al mismísimo centro del universo.

Y podía ver perfectamente como el mundo entero giraba en torno a ese punto. Hasta el momento, nunca jamás había visto la simetría del cosmos, pero ahora me parecía evidente.

La gravedad de la tierra ya no me ataba al suelo que pisaba .lo que ahora hacia que tuviera los pies en el suelo era la niñita que estaba en brazos de la vampira rubia.



Renesmee.

2 comentarios:

galicia maravillas dijo...

:) qué lindo!! y la foto es preciosa!!! feliz día!! :)

Campanilla dijo...

Precioso relato!
un beso